Contactar
Portada
Usuarios registrados
Tópicos
Enlaces
CorreoArgo
En portada
Fuente : DIARIO INDEPENDIENTE DE CONTENIDO ENFERMERO
Los beneficios del deporte durante el embarazo explicados por una matrona

 Mª Isabel Castelló López, vicepresidenta de la Asociación Española de Matronas (AEM) y trabajadora en el área de atención especializada del Hospital Lluís Alcanyís de Xàtiva (Valencia) nos habla de todos los beneficios que conlleva practicar actividades deportivas durante el embarazo, tanto para la madre como para el feto.

 Pregunta.: ¿Qué beneficios aporta a la mujer embarazada la práctica de ejercicio? (matronatación, yoga, Pilates)

 
Respuesta.: A lo largo de la historia las mujeres han recibido consejos y recomendaciones de cómo llevar a cabo un buen embarazo y un buen parto. Tal y como dijo Aristóteles “un trabajo sedentario dificultas los partos”. A mediados del siglo XIX, ya se aconseja ejercicio físico para controlar el crecimiento excesivo de los fetos intraútero, pero no será hasta finales de este siglo cuando se publiquen estudios al respecto de este tema y relacionándolo con la mortalidad infantil. Mujeres activas tenían hijos con un tamaño más adecuado y posiblemente eso mejoraba la tasa de mortalidad infantil de la época.
 
Comienza la controversia en las comunidades científicas que se mantiene hasta principios del siglo XX, en el que solo se les recomienda paseos diarios y nada de deporte o ejercicios violentos. A mediados de este siglo, se deja de recomendar la actividad física por el riesgo que supone para desencadenar los partos.
 
En los años 20 y 30, el método GD Read establece un programa prenatal con ejercicios físicos y respiratorios para facilitar el parto y reducir la analgesia, pero es en la década de los 50, cuando en Europa aparece el “Método Lamaze” con el objetivo de un “parto sin dolor”.
 
En los años 70, cuando aparece el fitness, se aconseja a las gestantes realizar programas y clases especiales de aerobic, puesto que les proporcionará un control más efectivo sobre su cuerpo que junto con la relajación les permitirá la confianza necesaria para tener un parto más fácil. Se mantiene la controversia por la falta de investigación, pero se siguen manteniendo las recomendaciones de ejercicio moderado y ejercicios respiratorios hasta finales del siglo XX, cuando quedan reflejados en los programas de Educación Maternal que realiza la matrona en Atención Primaria.
 
En el siglo XXI, sigue existiendo controversia, pero hay muchos más trabajos científicos que avalan los pocos riesgos que supone para la salud materno-fetal si estos se realizan en mujeres sanas, sin patología y de una manera moderada. Ante todos los cambios que supone la gestación, el beneficio que el ejercicio aporta es:
 
En la madre:
 
·         Mejora de la capacidad aeróbica: los músculos, ligamentos y tendones necesitan oxigenarse, recibir suficiente sangre, tonificarse y mantener estable la articulación.
 
·         Mejora la fuerza muscular de los músculos, ligamentos y tendones que intervienen en el parto, como puede ser la pelvis.
 
·         Favorece la elasticidad muscular ayudando, por ejemplo, a distender muchos de los músculos del periné y facilitar el expulsivo.
 
·         Coordina los ejercicios respiratorios para adecuar el ritmo de la gestante ante cualquier situación que requiera un control de la respiración y la oxigenación.
 
·         Mejora todos los cambios fisiológicos cardiovasculares, hematológicos, metabólicos, locomotores y hormonales.
 
 
Específicamente en el feto:
 
·         Redistribución de la sangre fetal hacia los órganos fetales ya que se reduce el suministro de oxígeno
·         Aumento de los movimientos fetales
 
·         Control del peso /tamaño fetal
 
·         Con todo ello, hacemos no solo la promoción de la salud materna y fetal, sino también la prevención de todas las patologías o complicaciones que pueden darse por todos los cambios anatómicos y fisiológicos que se producen durante la gestación y el parto.
 
·         Señalar que todo lo que beneficia a la madre supone un claro beneficio para la salud fetal que, además, con todas las endorfinas que se segregan, mejora la sensación placentera de los dos.
 
P.: ¿En qué momento puede la mujer iniciarse en su práctica? ¿Dónde pueden acudir para poder practicarlo?
 
R.: Partiendo de que el embarazo no es causa de enfermedad y se da generalmente en mujeres sanas, hay que tener en cuenta o descartar algunas complicaciones que puedan suponer un riesgo y contraindiquen el ejercicio. La parte más cansada del ejercicio no debe superar los 15 minutos y es mejor un ejercicio moderado frecuente (2-3 veces por semana) que el ocasional pero más brusco y que no garantice la seguridad de la gestante. Es imprescindible que el aporte de líquidos y el de ingesta calórica sean los adecuados y suficientes, es decir, haya una alimentación sana y equilibrada.
 
Para descartar las contraindicaciones, la futura madre debe realizar todos los controles del embarazo con su matrona y/o ginecólogo y descartar cualquier riesgo.
 
Respecto al momento, frecuencia y duración del ejercicio, ha de adecuarse a cada mujer, a cada gestante, respetando su capacidad física, y los cambios que en ella se vayan produciendo en cada una de las etapas.
 
Para poder practicarlo pueden acudir a la matrona de su Centro de Salud, quien realiza los Programas Prenatales, entre los que se incluye el ejercicio físico. También se puede acudir a centros donde realicen ejercicios, como yoga, natación, Pilates, etc., SIEMPRE y cuando estén adecuados para el embarazo/parto y los realice un PROFESIONAL EXPERTO en realizar estos programas en esta etapa de la vida.
 
P.: La formación continua es un pilar fundamental para los profesionales sanitarios. Si una matrona quiere instruir a las mujeres embarazadas en la práctica de ejercicio, ¿dónde y cómo puede formarse para ello?
 
R.: Por supuesto que la formación continua y continuada es un pilar de mejora de la calidad asistencial. La ciencia avanza y nuestra profesión debe avanzar con ella junto con los cambios sociales y culturales. Además, es una obligación ética y profesional estar actualizada y mantener las competencias que las matronas tenemos. Si una matrona quiere instruir o impartir en sus sesiones de ejercicios dentro del programa de Educación Maternal, evidentemente debe estar formada en esa práctica, sean los básicos del propio programa, los cuales vienen dentro de la propia formación en las Unidades Docentes, o sean otros como yoga, matronatación, Pilates o cualquier otra.
 
El lugar donde formarse tiene que ser oficial o reglado. Me explico… Hay instituciones y organismos que están dentro de la red nacional y que ofertan estos cursos con la acreditación y garantías suficientes por todos los filtros y requisitos que deben cumplir.
 
Todos los años hay oferta de los mismos y el acceso es gratuito para todos los profesionales de la red sanitaria pública. Cada Comunidad Autónoma designa un organismo, como Escuelas de Estudios para la Salud donde se imparten, de manera centralizada o delegada en otros Centros de Salud u hospitales localizados en los diferentes departamentos y áreas de salud. También pueden realizarse la formación en los Colegios Profesionales y en las Asociaciones Científicas de Matronas.
 
Es importante que las matronas se formen en otras disciplinas y con otros profesionales expertos, pero siempre con criterios de seguridad y calidad, y por supuesto, reglados y acreditados. Es una regla de tres, a mejor y mayor formación, más oferta y mejor calidad en la atención que ofrecemos a nuestras usuarias.
 
P.: ¿Qué papel tienen las matronas en el fomento de la actividad física en mujeres embarazadas?
 
R.: Las matronas son agentes de salud, formadas y formales. Son educadoras de la salud integral durante las diferentes etapas de la vida de las mujeres, desde la adolescencia hasta el climaterio. Sus competencias en el embarazo también van desde la promoción de salud a la prevención de enfermedades. Y como educadoras, su ámbito puede ser desde la educación individual o desde la educación grupal. Su competencia en esta materia viene recogida en la Orden SAS/1349/2009 publicada el 28 de mayo de 2009 en el Boletín Oficial del Estado (BOE) que regula la formación de la Enfermera Especialista en Obstetricia y Ginecología (Matrona).
 
 
 
Puede encontrar toda la información relativa a este artículo en el enlace
 
 
 
 
 
Principal
· Portada
· C. Deontológica
· Archivo de noticias
· Asesoría Profesional
· Avances e-León
· Biblioteca pública
· Bolsa de Empleo
· Carrera Profesional
· Clasificados
· e-formContinua@SV
· Enlaces
· Envíanos tu noticia
· Estadísticas
· Examenes
· Formacion Continuada
· Legislacion
· Libro de Visitas
· Noticias enfermeras
· Oposiciones
· Pedir Cuenta Correo
· Política Privacidad
· Protección de datos
· Top 10 Nuevo!!
· Tu cuenta
· Tus sugerencias
· V unica

Correo Web

Consulta tu cuenta de correo


Campus Virtual

Revista On-line

Usuarios
Nombre Usuario

Clave Acceso

Codigo de Seguridad: Codigo de Seguridad
Introduce el Código de Seguridad

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

Ventanilla Única
Accede a la Ventanilla Única del Colegio de Enfermería de Le&oacutes;n

PRESENCIAL


Colegio León
 Nuestras Sedes
 Boletines
 Formación
 Biblioteca
 Club Viajes
 Cód. Deontológico

A.M.A.


PSN


Asisa

Enf. Facultativa


Le�n Enfermer�a

 


Consultar revistas antiguas aquí

 Anexo y Normas de publicación de manuscritos


Buscar




Aviso legal |2003-2015 Colegio Profesional de Diplomados en Enfermería de León© Reservado todos los derechos