Contactar
Portada
Usuarios registrados
Tópicos
Enlaces
CorreoArgo
En portada
Fuente : OCECyL
Prevenir: la clave para lograr vencer al cáncer de mama

En el día Internacional contra este mal, centenares de Asociaciones y campañas advierten de lo fundamental de conseguir una detección precoz de este cáncer, cuyo pronóstico de curación casi del 100% cuando la detección es el cáncer in situ (en el estadio inicial)

El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente entre las mujeres de todo el mundo. A pesar de los avances científicos en la detección y tratamiento, el número de casos no ha dejado de crecer desde los años 60 (se estima un aumento de la incidencia entre un 1-2% anual). Así, se detectan cada año en el mundo 1.380.000 nuevos casos de cáncer de mama; en España, se detectan al año 26.000 casos, que suponen el 30% de todos los tumores en la mujer. De estos 26.000 nuevos casos, el pico máximo de diagnostico, se encuentra en la franja de edad de 45 a 65 años debido a la concurrencia de múltiples factores de riesgo para este tipo de cáncer.

Se estima el riesgo de padecer cáncer de mama en nuestro medio de 1 por cada 8 mujeres y según los últimos datos registrados por la OMS, cada 30 segundos se diagnostica un nuevo caso en algún lugar del mundo.

La importancia de las campañas para lograr diagnósticos precoces en esta enfermedad adquiere categoría de vital, ya que cuanto más sensibilizada esté la población femenina, mayores tasas de detección en los estadíos iniciales obtendremos. Hablamos de un pronóstico de curación casi del 100% cuando la detección es el cáncer in situ (en el estadío inicial).

Todas las mujeres han de saber que este es un cáncer que en nuestro medio es tratable, con unas muy altas tasas de remisión y curación, además de que es sumamente importante su implicación personal para la detección precoz a través de los programas sanitarios; y lo que es más importante, deben conocer cómo disminuir los factores de riesgo asociados a la aparición y/o desarrollo de la enfermedad, es decir, deben aplicar en su día a día pautas de prevención, científicamente conocidas y demostradas en múltiples estudios.

La detección y el tratamiento son muy importantes pero de nada servirán si la población mantiene hábitos de vida no saludables (como el consumo de alcohol y tabaco, dietas muy ricas en grasas saturadas, sedentarismo, obesidad, etc.), sobre los que ya se ha demostrado científicamente su influencia sobre la aparición y desarrollo del cáncer de mama.

La mayor parte de la población  asume como de causa genética los cánceres, en general.  Con respecto al cáncer de mama, tan sólo entre un 15-20% de todos los casos son atribuibles en algún sentido a causas genéticas y de este 20% máximo, sólo un 5 -10% tiene una carga genética de alto riesgo (genes BRCA1 y BRCA2).

Eso quiere decir que el 80% de los cánceres de mama se deben a múltiples factores externos, tales como hábitos de vida no saludables, exposición a contaminantes y radiaciones, exposición a sustancias disruptoras endocrinas, etcétera. Por tanto, aparte de la inversión de recursos en la detección precoz del cáncer (que no debe disminuir por criterios económicos), debemos invertir recursos y esfuerzos sanitarios en la promoción de la salud y la prevención, en la medida de lo posible, de la enfermedad.

Las mujeres de nuestro país han de saber que cuando se detectan más precozmente, se necesitan tratamientos menos agresivos, que dejan menos secuelas físicas y psicológicas. Actualmente, además, hay una tendencia a particularizar dichos tratamientos al máximo, resultando más eficaces y con mayor calidad de vida durante el tratamiento.

Se ha observado una disminución muy significativa de la mortalidad por esta causa, cuando las campañas se han dirigido a las mujeres de la edad de mayor incidencia: mayores de 50 años. En mujeres de una franja menor, entre los 40-45 años, las campañas son aconsejables para el grupo de alto riesgo genético.

Actualmente, el programa de detección precoz del cáncer de mama, establece la realización de mamografías a toda la población femenina a partir de los 45-47 años y con una periodicidad de 2 años hasta los 75 años. Para los grupos de alto riesgo genético, se comienza a partir de los 40 años, en general.

Elena Bercinao Paz, Matrona de Atención Primaria de Ávila y Vocal de esta provincia de la Asociación Castellano y Leonesa de Matronas (ASCALEMA), nos recuerda que matronas y enfermeras han de afrontar el trato con pacientes con esta enfermedad asumiendo la naturaleza multifactorial de la enfermedad y apoyando a la mujer (y a su entorno familiar) en su camino hacia la resolución de la enfermedad.

“Tanto la Enfermería oncológica especializada, como las Matronas y Enfermeras de Atención primaria, debemos asumir nuestra función de asistencia global de las mujeres con cáncer de mama”, apunta. “Nuestras intervenciones estarán basadas en las mayores y mejores evidencias científicas y serán adecuadas a cada caso y en cada momento particular de la evolución de la enfermedad, o mejor dicho, en cada momento de la evolución personal y social, y no solo física, de la mujer con su enfermedad”.

“Es muy difícil psicológicamente esta tarea y por ello, pienso que los profesionales debemos estar continuamente formándonos y reciclándonos en todas las áreas que se precisen para poder dar esta ayuda global, tan importante”, señala la Matrona. Uno de los temas más recurrentes en charlas y coloquios ofrecidos por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) es el miedo a la recaída en este tipo de situaciones, especialmente en las personas que han logrado superar la enfermedad y, en este sentido, una atención psicológica profesional y el apoyo de pacientes y familiares es fundamental.

Según datos de la AECC, la familia y los amigos son el principal apoyo para los pacientes con cáncer y el principal temor, la recaída. A grandes rasgos estos podrían ser los dos puntos más importantes de las personas que sobreviven a la enfermedad.

   En las mujeres con cáncer se da, además, un situación específica, y es que aquellas que desarrollan un rol de cuidadoras tienen más complicado solicitar ayuda. "Ante esta realidad de algunas pacientes de cáncer en la AECC les podemos ofrecer pautas para que aprendan a aceptar su rol de cuidadas y para que aprendan a pedir ayuda", ha comentado la psicooncóloga de la AECC y responsable del servicio gratuito 'Infocáncer', Patrizia Bressanello.

Por otro lado, la trabajadora social de la AECC, Begoña de Ceballos, ha recordado que el tema económico es una nueva situación añadida de estrés al diagnóstico de la enfermedad y por eso las ayudas de urgencia de la organización tienen como objetivo paliar esa situación".

 

 

Principal
· Portada
· C. Deontológica
· Archivo de noticias
· Asesoría Profesional
· Avances e-León
· Biblioteca pública
· Bolsa de Empleo
· Carrera Profesional
· Clasificados
· e-formContinua@SV
· Enlaces
· Envíanos tu noticia
· Estadísticas
· Examenes
· Formacion Continuada
· Legislacion
· Libro de Visitas
· Noticias enfermeras
· Oposiciones
· Pedir Cuenta Correo
· Política Privacidad
· Protección de datos
· Top 10 Nuevo!!
· Tu cuenta
· Tus sugerencias
· V unica

Correo Web

Consulta tu cuenta de correo


Campus Virtual

Revista On-line

Usuarios
Nombre Usuario

Clave Acceso

Codigo de Seguridad: Codigo de Seguridad
Introduce el Código de Seguridad

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

Ventanilla Única
Accede a la Ventanilla Única del Colegio de Enfermería de Le&oacutes;n

PRESENCIAL


Colegio León
 Nuestras Sedes
 Boletines
 Formación
 Biblioteca
 Club Viajes
 Cód. Deontológico

A.M.A.


PSN


Asisa

Enf. Facultativa


Le�n Enfermer�a

 


Consultar revistas antiguas aquí

 Anexo y Normas de publicación de manuscritos


Buscar




Aviso legal |2003-2015 Colegio Profesional de Diplomados en Enfermería de León© Reservado todos los derechos